Imprimir
Actualidad
Actualidad 2012
Visto: 2723

Con el larguísimo título  de “Trofeo Fundación Konecta-IV Open Comunidad de Madrid Fundación También de Padel  Adaptado en Silla”, se celebró en las instalaciones de la Ciudad de la Raqueta de Madrid, los días 28,29 y 30 de Septiembre el conocido como  “Trofeo Fundación Konecta- Fundación También”  de padel en silla de ruedas.

La segunda convocatoria del considerado mejor torneo de padel adaptado contó, en su segunda edición, con un éxito rotundo de participantes (un total de 20 parejas y 2000€ en premios), organización y público. A pesar del mal tiempo, que obligó a posponer varios partidos durante la tarde del viernes y la mañana del sábado, se pudieron disputar la totalidad de los partidos que enfrentaron a las 20 parejas, entre las que se encontraban las mejores del ranking nacional, venidas de toda España.

Se disputó la fase previa, donde se establecieron los cuadros A y B y en el primero entraron varias parejas compuestas por miembros de AESLEME de diversas provincias, que a la larga acabaron en las primeras posiciones del torneo.

Los campeones fueron la pareja  nº 1 del ranking, formada por dos miembros de AESLEME Huelva; Miguel Muñoz y Javi  Hurtado (imbatidos hasta la fecha), que se impusieron a la pareja formada por Carlos Vizcaíno de Huelva y Carlos Pina de AESLEME Aragón.

Por el segundo y tercer puesto se enfrentaron dos parejas de Madrid, las formadas por Óscar Agea y Víctor Carretón y Daniel González  (miembro de AESLEME, Madrid) y Jorge Iglesias, alzándose estos últimos con el tercer puesto después de un disputado partido con múltiples alternativas, que pudieron presenciar varios compañeros de AESLEME, entre los que se encontraba su directora Mar Cogollos, que no pararon ni un momento de animar a sus chicos, con muy buenos resultados.

El Torneo terminó con una entrega de premios y una comida en las instalaciones del club de padel donde se pudo ver el buen rollo que existe entre todos los miembros de la, cada vez más numerosa, familia del pádel adaptado.

 

Crónica de Daniel González de la Peña